La traducción monacal. Valor y función de las traducciones de los religiosos a través de la historia


Antonio Bueno García & Cristina Adrada Rafael (eds.)

Soria, Diputación Provincial de Soria, 2002, 270 pp.
ISBN 8495099500

El papel de los religiosos en la conformación de nuestra cultura ha sido y sigue siendo fundamental, y la traducción ha representado para ellos una de sus herramientas más útiles y fiel aliada. No se puede, en buena lógica, reconstruir la historia o sentar las bases del discurso teórico de la traducción sin tener en cuenta su aportación de muchos siglos. La obra de Cluny, del Císter y de otras innumerables órdenes se nos antoja fundamental en la formación de la identidad cultural europea. Los monasterios que jalonan el Camino de Santiago son mucho más que recónditos lugares de oración o de albergue del peregrino, son antorchas vivas de la cultura que guían en la progresión de otros especiales caminos. En una época de tensión religiosa y de mundos enfrentados, como la que vivimos, reconocer la labor de todos ellos y hacerlo con respeto es elevar su dignidad y la de todos y apostar por el mérito de la concordia y de la paz, del Cristianismo al Islam, del Budismo a la religión de cualquier recóndita tribu, la huella cultual dejada por los servidores de Dios dice mucho de quienes la imprimieron y de los hombres a quienes estaba destinada. Lo que aquí será motivo de debate es el valor de las traducciones de los religiosos, el significado de su mediación, la función que han desempeñado en la conformación de nuestra cultura, los problemas y tensiones habidos y la manera de superarlos a lo largo de la historia.